Monthly Archives: February 2014

Último tren al Underground barcelonés

lasttrain

Barcelona es así ¿saben? Un parque temático. Meódromo y vomitera de turistas. Casa de putas con escaparate de diseño. Eldorado de arquitectos horrendos y tenientes de alcalde sin escrúpulos. Centro comercial de “botiguers amb ànima”, que reza el oprobioso eslogan. El negocio, fer més quartus y, a lo demás, bien por el culo le pueden dar.

En Barcelona, el underground tiene –o, mejor dicho, hasta la fecha tenía– un epicentro: El Underground. Más fácil, imposible. Un local con una propuesta atrevida y subterránea pero, no por ello, menos viable. Cobijo de original skinheads, de rockers y teds, de mods, de soulies, de punkrockers, de indies primigenios. Últimos reductos sociales de autenticidad, en tiempos de tendencias; de baile frenético, en tiempos de degustación –palo de escoba metido por el recto- de gintónics improbables. Pero el local, también, albergaba muchas otras propuestas que, más allá o más acá de etiquetas subculturales, no encajan en un triste panorama ciudadano poblado por macro-festivales, corporativismo servil, guiris en chanclas ávidos de sangría y una acrítica sucesión de modas ridículas; amén de una -todavía más risible- pseudo-modernidad amparada por una élite intelectual boba y vendida.

Que sí, que Barcelona es así, les decimos. Capaz de ver-sin-parpadear cómo sus librerías históricas acaban sustituidas por Mangos y Mierdonals, cómo sus bares y fondas desparecen para dar lugar a Starfucks; cómo el Underground cierra sus puertas para acoger algo que no queda claro si será un lupanar o una simple lavandería de pasta, sin necesidad ni de un pretexto.

En sus últimos intensos años ha sido el local que aglutina -o ha aglutinado-, entre muchas otras, propuestas de reconocido valor cultural y musical tales como el mítico Straighten Up, el Boss Sounds Weekend, el divertido Real Undersounds (y su primo de zumosol, el Gam-beat Weekend), el vibrante Rave On o nuestro elegante Le Clean Cut. Eventos, todos ellos, para los que gente viaja desde otras ciudades, desde otros países. A veces, incluso, desde otros continentes.

Detrás de todo esto ha estado, incansable e insobornable, la profunda, comprometida y honesta labor de Merche y Miguel Ángel, al frente de un equipo de personas profesionales, con la sonrisa perennemente estampada en el rostro, y capaz de entender todas las propuestas, involucrarse y cuidar todos los detalles al fin de ver cómo cobraban vida, crecían y se estabilizaban en la cartografía nocturna de esta urbe ingrata.

Y, mientras esperamos que, más pronto que tarde, los barceloneses pidamos por fin cuentas a quienes asesinaron el misterio, envenenaron la excitación, silenciaron las danzas, y convirtieron esta ciudad en lo que hoy es -en lo que hoy queda de ella – nosotros vamos a celebrar esos bailes que nadie nos pudo quitar, en buena medida, gracias al equipo del Underground.

Su fiesta de despedida es el sábado 1 de marzo, y ahí andaremos algunos de quienes hemos tenido el honor y el placer de contribuir a cimentar su singular calendario de festejos, haciendo rodar disquetes mientras vaciamos las neveras del bar por última vez. Y reímos, y soltamos lagrimuchos, y nos abrazamos a Merche y Miguel, por hacer todo esto posible en esta ciudad que, ya lo ven Uds., es así.

Advertisements